Share This Post

Familia / Mujer

Ser madre soltera es difícil, pero es mejor que ser madre junto a alguien que no quiere ser padre

Ser madre soltera es difícil, pero es mejor que ser madre junto a alguien que no quiere ser padre

Por qué una madre puede llegar a ser soltera y qué significa ser una madre soltera.

Este artículo es para todas esas madres que solas han sacado adelante a sus hijos. Y para esa gente que juzga sin saber. Porque es más fácil criticar que ayudar.

Pueden existir varias situaciones las cuales terminen dejando a una madre soltera sin la ayuda del padre.

Cual fuese la situación, has tenido que seguir tú sola adelante y cuidar de ese pequeño milagro tan adorable y perfecto. Ese pedacito de ti, que a pesar de no conocerla/lo, ya la amabas y decidiste cuidarlo con tu vida.

UNPLASH

Ser madre de por sí, es una de las mayores fortunas; y al mismo tiempo de los mayores retos en la vida.

Ser madre soltera es doblemente difícil, ya que el trabajo que debería ser dividido para dos se multiplica para una sola persona.

Claro está que también hay madres casadas que todo el trabajo lo hacen solas, porque el marido pasa de todo. Aunque bueno, por lo menos dichos hombres se ocupan de la parte económica y la solvencia en general del hogar.

Pero existen otras mujeres que deben apañárselas solas y asumir la responsabilidad de los dos. Tienen que conseguir dinero para los gastos de su bebé, y los de ella misma, y puede ser que tenga más cargas familiares.

La mayoría de mamás solteras asumen totalmente los gastos y a veces no tienen ni para ellas mismas. Sin embargo, su increíble poder de lucha por amor a sus hijos, les da las fuerzas para conseguir hacerlo. Y día tras día, logran ganar las más duras batallas.

UNPLASH

Uno de los problemas más frecuentes que se encuentran las madres solteras, es la misma sociedad.

Más aun que:

  • La largas y arduas noches en vela cuidando de los niños sola cuando se enferman.
  • Que cuando tienen que trabajar y buscar el dinero que las mantenga.
  • Que cuando tienen que hacer la compra con su bebé en brazos sin la ayuda de nadie, sufriendo los berrinches del niño que no deja de llorar. Y que encima tienen que aguantar las miradas de las personas, ya que estas suelen ver con malos ojos dichas situaciones.

La sociedad en vez de ayudar, pueden apuñalar con sus comentarios y pensamientos retrogradas diciendo cosas como:

“Hubiera cerrado las piernas»

«Inconsciente, tiene hijos y luego no puede cuidar de ellos»

«Seguro ahora busca alguien que la mantenga»

«Qué vaga, tiene hijos, sale de fiesta y ahora se encuentra sola por que se lo merece: ¡qué vergüenza!

¡¿Vergüenza?! Vergüenza debería darle a ese hombre que la abandonó.

Vergüenza da ver que existe una sociedad que castiga más a una madre soltera que a un padre ausente.

Esta forma de ver las cosas, se ha normalizado. Y eso está muy mal. Se ve normal que un hombre no se haga cargo de sus actos, descuide sus responsabilidades y abandone a sus hijos y a la mujer que se suponía amar. Esto es el pan de cada día en muchas culturas y países. “Es normal.”

Pero, ¿y cuándo es al revés?

¿Si es ella quien abandonó al padre y a los hijos? ¿Qué piensa la gente cuando ven a un padre soltero?:

“Ay pobrecito, cómo va hacer él solito con los niños»

«Qué buen papá»

«¿Esa tipa sin corazón cómo los pudo abandonar?»

«Sin vergüenza» y muchos otros comentarios machistas y fuera de lugar.

Se dicen miles de expresiones despectivas en contra de las madres solteras, prejuicios y críticas maliciosas. Pero rara vez lo hacen contra los padres ausentes, aquellos que fueron con mentiras a confundir con supuesto amor.

Aquellos padres que no quieren pasar pensión, que son unos vagos y unos cobardes para hacerse cargo de sus actos de igual manera.

A estos hombres no se les critica; tienen hijos y salen de fiestas. Tienen hijos y varias novias, y en muchas ocasiones: ¡tienen dinero y no pasan ninguna pensión porque se lo malgastan en otras cosas!

La sociedad, en muchas ocasiones, está muy equivocada. No hacen frente a que muchas realidades se hacen existenciales de una forma cruel e injusta.

UNPLASH

Hay que dejar ese pensamiento cavernícola, dejar las críticas, preguntar y ayudar a esa madre valiente que da todo su esfuerzo sobrenatural y su amor incondicional. Esa madre que no abandona y quiere lo mejor para sus hijos.

Ser madre soltera es difícil, pero es mejor que ser madre junto a alguien que no quiere ser padre. Y esto es algo que todo el mundo debería tener en mente. Una madre no suele desear terminar soltera, pero en muchas ocasiones termina así por la incompetencia de un hombre que no tiene pantalones para afrontar sus responsabilidades. Y esto, esto sí se debería ver con malos ojos, en vez de tachar y juzgar a esa madre que con todo el sudor de su frente, y afrontando todo sola, hace que sus hijos nunca pierdan la sonrisa.

¡Un aplauso para esas madres solteras que nunca fallan a sus hijos!


Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ir a la barra de herramientas