Share This Post

Psicologia / Superación

Según Sabiduría Oriental debes mantener en secreto estas 7 cosas

Según Sabiduría Oriental debes mantener en secreto estas 7 cosas

Vyacheslav Ruzov, investigador de la cultura oriental, razonó sobre el misterio y todo aquello que debe mantenerse en privado en uno de sus artículos. En su investigación estudió la experiencia de los sabios de la India para concluir sobre las cosas que no hay que difundir a los demás, y por qué es importante para la vida y el crecimiento humano.

La vida no se trata de que todos sepan lo que haces, de que todos sean conscientes de tus pasos, lo que planeas cada día y el resto de tu vida. Pero hay otras bases y razones en la cultura oriental por la que no deberíamos hacer ese tipo de cosas.

Te contamos entonces 7 cosas que siempre debes mantener en secreto:

No difundas tus planes a futuro

Evita hablar de lo que vas a ser en tu futuro hasta que no cumplas con lo cometido. Nada es realmente ideal y no sabes las circunstancias que se presentan de forma espontánea. De hecho, recuerda que también tienes debilidades que podrían hacerte cambiar el rumbo de tus planes y destruir lo que anhelabas con facilidad.

No compartas las caridades que haces

Un acto de bondad solo es extraordinario si no quieres sacarle algún tipo de ventaja. En ese caso solo es un trueque que haces a cambio de recibir un beneficio. Los buenos actos nos hacen más humanos y nos hace sentir esperanzados sobre la humanidad que se pierde, pero por favor, mantenlo en silencio. No te alabes a ti mismo por tus obras de buena voluntad. Esto hace que pierda el valor esa acción y te vuelve arrogante.

No alardees de tu austeridad

Nunca comentes a nadie sobre tus limitaciones de la forma en que vives. No hables sobre cómo es tu alimentación, tu tiempo de descanso, tus relaciones en la intimidad. La austeridad física te brinda beneficios solo si está en total conexión con tus emociones.

No hables de tu valentía y heroísmo

Toda persona en el mundo pelea cada día sus propias batallas. Un día vivido es una batalla ganada a su manera. Algunos reciben pruebas muy difíciles, otros no tanto. Ciertas batallas externas traen recompensas, pero las pruebas internas se superan solas y no tienen ninguna recompensa.

No divulgues tu conocimiento espiritual

Lo que has vivido, lo que te ha tocado pasar para crecer espiritualmente es tu mayor tesoro, no hace falta que vayas diciendo por allí lo que has tenido que superar. Esa experiencia es por completo tuya y no hay necesidad de transmitirla a nadie. Solo habla de ello con quien sea en verdad necesario, no porque quieras contarlo para ti, sino para ayudar a alguien más a superar una situación difícil.

No hables de tus conflictos en el hogar

Mientras menos divulgues sobre tus problemas familiares, son más fáciles de tratar y solucionar. Si hablas mucho sobre los problemas solo los fomentas a que sigan creciendo. No les des ese poder. Además, te pones en peligro de que las personas que mantienes al tanto de tus problemas lo discutan con alguien más, y cuando menos lo esperes, todos sabrán sobre tu situación.

No repitas las malas palabras que llegan a tus oídos de alguien más

Si sales a la calle a absorber todo lo que consigues puedes llegar a casa con los zapatos sucios, así como tu conciencia sucia. Quien va a casa a repetir todo lo que escucha cuando está en el trabajo, en reuniones familiares o cualquier otra circunstancia, no tiene diferencia con quien llega a casa y no se quita los zapatos sucios.


Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ir a la barra de herramientas