Share This Post

Mujer / Psicologia

Para las mujeres que aman demasiado

Para las mujeres que aman demasiado

Tú mejor que nadie sabes quién eres y cómo eres. Seguramente eres alguien que recibe un mensaje de texto y luego ya no puedes dejar de pensar en él, lo analizas a detalle, lo diseccionas en mil formas para llegar a un supuesto significado más profundo que probablemente ni siquiera estaba allí en primer lugar.

Eres alguien que no puede evitar preocuparse por los demás mucho más que en sí misma. Te aseguras que todos tengan comida en la mesa, que pasen un buen rato sin importar que tú no te sientas muy cómoda. Notas que a menudo te cuesta una eternidad decidirte en algo porque quieres asegurarte que todo sea perfecto.

Te es difícil experimentar realmente la vida en el presente porque siempre hay algo que necesita de tu atención, algún pensamiento o preocupación que debe atenderse en vez de ser testigo de lo que sucede en el tiempo real.

Quizá te disguste ese hábito de pensar demasiado, tal vez desees poder ser como otras personas que lucen relajadas y capaces de seguir la corriente a la vida sin problema, sin preocuparse. Esto es muy cierto cuando ese pensamiento excesivo te genera más estrés que bienestar.

Cuando te enamoras de alguien, el sentimiento se desarrolla rápido y profundo; no te interesa simplemente engancharte a alguien a menos que sea por completo, anhelas enamorarte y lanzarte de cabeza al amor. Es tu naturaleza. Quieres que alguien esté siempre contigo, que te trate bien, en quien puedas confiar y con quien puedas conquistar todos tus sueños.

Y resulta que amar demasiado y pensar demasiado van de la mano. Analizas todas las pequeñas cosas, sobre piensas cada aspecto de la relación como parte de tu progresión natural en ella. Cuando encuentras a alguien de quien te enamoras completamente, no das menos que el cien por ciento de ti misma; le das todo de ti para hacerlo feliz.

Amas profundamente, sin contenerte. Te comprometes plenamente pero también esperas lo mismo a cambio. No te interesa nada menos que amor real y eterno. Cuando estas al lado de quien amas nunca pierdes el tiempo, le das todo lo que merece, lo bañas de amor y afecto porque significa demasiado para ti.

Sin embargo, tener esa actitud puede cegarte de algunas cosas de la vida; la gente podría caminar sobre ti y aprovecharse de ese amor incondicional que brindas. Puede que pienses tan bien de alguien que no logras ver cuando son desleales y las malas experiencias te pueden hacer extremadamente sensible y cautelosa.

Empiezas a analizar todo en exceso hasta el punto en que encuentras problemas donde no los hay. Llegas a descubrir que estas molesta y ofendida por cosas que los demás ni entienden. Tienes tanto miedo de que te hagan daño que haces todo lo posible para evitarlo y eso implica analizarlo todo para descubrir lo que sea.

Y al final del día eres quien eres. No puedes y no debes obligarte a cambiar. Si lo intentas debe ser naturalmente estando en un lugar donde tienes la confianza y la seguridad del proceso. Eres demasiado brillante y pensar y amar demasiado son síntomas de alguien que se preocupa por lo más profundo de su alma. Sientes mucho y eso se manifiesta en todo lo que haces, no hay nada de malo en eso.

Pero sí debes esforzarte al máximo para disfrutar de tu vida mientras confías en los que amas. Solo tienes esta oportunidad para vivir la vida, no habrá más oportunidades y si no están poniendo atención al presente, te pasarás por alto las cosas más bonitas de la vida. No puedes controlar a las personas ni las cosas, no puedes evitar siempre salir lastimada. En algún momento debes apartar la necesidad de estar segura y simplemente confiar en las personas más cercanas a ti.

Sí, te harán daño, nunca podrás evitarlo por completo pero al menos estarás viviendo la vida. Sentirás todas las cosas que hay que sentir, los máximos y mínimos.

Si puedes permitirte disfrutar más de las cosas, te darás cuenta de lo increíble que se siente estar verdaderamente viva.


Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ir a la barra de herramientas