Share This Post

Naturaleza

Las cáscaras de coco resistentes al fuego pueden reemplazar la madera y salvar millones de árboles

Las cáscaras de coco resistentes al fuego pueden reemplazar la madera y salvar millones de árboles

Uno de los mayores usos de la madera es para construir palets o estibas para el almacenamiento y el traslado de materiales, objetos o productos. Se cree que al menos 15.3 mil millones de árboles se talan al año con el principal objetivo de fabricación. La madera ha dejado de ser esencial para construcciones, pero igual es muy usado y encontrar alternativas no ha sido un proceso exitoso. Hasta ahora…

En esta publicación te contamos sobre una empresa nueva, amigable con el ambiente por supuesto, de nombre CocoPallet, que ha empezado a fabricar estas palets o estibas de transporte con un material muy orgánico y que no es perjudicial en lo absoluto para el ambiente. Su objetivo es poner en el mercado una alternativa y hacerla una tendencia ecoamigable.

Las palets de CocoPallet están diseñadas a base de un material característico, cáscaras de coco recicladas. Son las cáscaras que quedan después de sacar el alimento al fruto. El producto final manufacturado es 100 por ciento orgánico con mayores ventajas que las palets regulares. Duran más, son más ligeras, más resistentes y lo mejor, más económicas que las de madera.

Pero lo más hermoso de este producto y la iniciativa en sí es evitar la tala de 200 millones de árboles que se da al año específicamente para la fabricación de palets tradicionales.

Ese número suena deprimente en verdad. Consumimos lo que se fabrica, pero no nos damos cuenta de cómo estamos destrozando al planeta.

Este producto fue desarrollado en un principio por investigadores de la Universidad de Wageningen, pero la tecnología en sí empezó a ser comercializada por el fundador de CocoPallet, Michiel Vos, empresa dedicada exclusivamente a la fabricación de estas palets.

Hace un poco más de 20 años un especialista indonesio mostró a Jan Van Dam, científico de plantas de la Universidad de Wageningen y especialista en el diseño y desarrollo de materiales de fibra vegetal, una pieza muy curiosa. En sus palabras:

“Parecía una pieza normal de madera prensada. Pero me explicó que no estaba hecho de árboles talados, sino por completo de la corteza de los cocos, es decir, la cáscara externa de la fruta. Un producto de tabla, duro como una roca, hecho de cáscara de coco… fue todo muy nuevo para mí.”

Este es un producto reciclable que hace falta en el mundo, y en vista de que en sitios como Asia hay muchos desechos de coco, por allí se podría empezar a fabricar de forma masiva. Sin embargo, cuando Van Dam intentó fabricar esta pieza no tuvo éxito debido a circunstancias locales en Filipinas.

Por fortuna, mucho después, Michiel Vos consultó a Van Dam para poner en marcha de nuevo esta alternativa a la madera. Él le habló de sus intentos y de los lugares más beneficiosos donde adquirir básicamente gratis las cáscaras de coco, en Asia. La tecnología no solo permitía la fabricación en sí de palets sino que la materia prima estaba localizada en uno de los lugares donde son de los más consumidores de palets en el mundo.

“Asia produce más de mil millones de palets cada año. Utilizan una madera blanda que no crece en los trópicos, por lo que se importa de Canadá, Nueva Zelanda o Europa del Este a gran escala. Se envían bosques completos a Asia para hacer estas palets que se usan para el envío de productos de regreso a América o Europa. Claramente, es mucho más eficiente fabricarlos en Asia con materiales locales.”

Una innovación que no se puede pasar por alto.


Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ir a la barra de herramientas