Share This Post

Pareja / Relaciones

La cruda realidad de amar a alguien con quien no tienes un futuro

La cruda realidad de amar a alguien con quien no tienes un futuro

A veces amamos sin moderar nuestros sentimientos, entregamos todo de nosotros sin estar realmente seguros de que ese amor es recíproco. Muchos prefieren amar más de lo que son amados, pero debes saber que a la larga esto te generará un dolor emocional difícil de superar; en especial cuando el apego ha sido constante y por mucho tiempo.

Terminas enamorándote sin darte cuenta y cuando vienes a reaccionar ya lo has dado todo. Quedas atontada con los besos, los abrazos y las caricias que te hacían sentir tan bien; pero no te diste cuenta nunca que esas muestras de afecto no eran porque te amaban sino porque sentían un deseo por ti que necesitaban satisfacer.

Y no es que no fuera muy evidente, las señales estaban frente a ti, pero no las pudiste ver, tenías la vista totalmente nublada con las ilusiones. Así que aunque vieras cualquier cosa mala en esa persona, tú optabas por ignorarla, como si no existieran esos detalles. Te hiciste un tanto adicta a su amor, a sus pocas atenciones y a sus caricias. Puede que hacía mucho que no recibías cariño y con esa pequeña muestra te hiciste creer que era suficiente. Él empezó a hacer un recurso vital para tu existencia.

Le diste el poder de ser la única persona que pudiera alegrar tus días, la única persona que te hiciera sonreír, como si nada más existiera en tu mundo que te produjera satisfacción. Estabas bajo su control, ni siquiera te sentías segura de si la felicidad que te producía era genuina o si se trataba de una emoción manipulada. Cada momento a su lado te alimentaba la idea de que solo con él lo tenías todo.

Pues, estabas equivocada.

Lo peor de ese amor y ese apego es que tú eres consciente de que a su lado no tienes un futuro, pero todavía así te niegas a rendirte con él. Estás tan convencida en tu interior de que solo él puede hacerte feliz que ya no puedes controlar tus propias acciones. Tienes una esperanza absurda y sigues imaginándote un futuro juntos. Crees que eventualmente se decidirá a amarte solo a ti y te pondrá un anillo en el dedo.

Te niegas a aceptar la realidad y lo justificas con que no sabe cómo expresar su amor. Aunque veas las evidencias de desamor sigues asegurando que te ama. El problema es que ya visualizaste toda una vida junto a él y no puedes pensar en que nada de eso ya no fuera posible. Te niegas a aceptar que esa relación pueda terminar.

Te aferras a la idea de que no fracasarás esta vez porque ya has fracasado demasiadas veces.

Así que tu mente te hace una jugada y te hace ver más allá de lo que es posible. Mientras más sea evidente que con ese hombre no tienes un futuro, tú más te esmeras en proyectar las posibilidades, ves la casa en la que vivirán y formarán una familia; hasta escuchas las voces de los pequeños que tendrán. Pero nada de eso va a pasar; para hacer que esos deseos sean una realidad tienes que tenerlo a él, y lo que sí es realidad es que a él no le interesa. Te lo ha dejado saber con su indiferencia.

Nunca se va a comprometer contigo. Para él solo eres la chica con la que pasa buenos ratos. Te hizo sentir bien, te dio ánimos porque te hacía sentir bonita y deseada, pero jamás buscó que desarrollaras ese sentimiento de pertenecer a alguien más. Eso fue solo tu imaginación intentando aferrarse a su afecto porque te hacía sentir bien.

Jamás le pasó por la cabeza la idea de casarse o comprometerse contigo. Ni siquiera tomó la iniciativa de cuidarte o preocuparse por ti. Él no presta atención a tus necesidades porque solo le interesas para satisfacer las suyas propias. Y tú eres consciente de eso, lo sabes.

Por alguna razón, sigues aferrada, disminuyéndote para tener su atención.

Ya debes parar, debes pausar esas emociones tan intensas para ver tu situación desde otra perspectiva. Él nunca ha tenido ni tendrá la intención de hacerte feliz. Además, lo que lo hace peor es que es un hombre cruel y cobarde porque te sigue dando virutas de su afecto para alimentar tus esperanzas. ¿Por qué? Pues no es porque te ama, sino porque quiere mantenerte cerca para cuando necesite sacar ventaja de ti.

Abre los ojos, libérate de esas cadenas que te mantienen cautiva en vida.  Él es un hombre con el que no tienes futuro, no le interesa una vida contigo más allá de una vinculación física. Y lo sabes. Lo sabes bien. Tienes que luchar por ti misma y salir de ese ambiente tóxico o las consecuencias podrían ser irreparables.


Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ir a la barra de herramientas