Share This Post

Relaciones

Estoy harta y cansada de la forma en que suceden las citas modernas

Estoy harta y cansada de la forma en que suceden las citas modernas

La forma en que hombres y mujeres se conocen hoy en día y llevan a cabo sus relaciones se ha vuelto un poco, por no decir demasiado, extrañas. Puede que hasta te siente mal en el estómago y empieces a estar harta de todo ese protocolo infernal. ¿Por qué es tan difícil tener una cita normal en la que dos personas se conocen esperanzadas por encontrar el amor verdadero?

El mundo está de cabeza, el romanticismo está perdiendo campo y nos volvemos máquinas cuando se trata de lidiar con las emociones.

Parece que se han perdido los valores más esenciales para la construcción de una relación como la honestidad, el respeto y la dignidad. Todos parecen haber olvidado lo que significa la intimidad emocional y la conexión personal profunda, es decir, todos van como zombis tras la sangre sin nada de emoción.

Ahora, en esta era tan definida por la tecnología y la evolución de la juventud, al parecer construir una relación verdadera requiere de muchísimo esfuerzo. Debes hacer un trabajo descomunal que te agota para obtener algo sincero. Es todo un reto para muchos y la razón es que las citas modernas tienen reglas muy extrañas.

Un ejemplo de esas reglas es que si quieres llamar la atención de alguien que te gusta debes dominar una especie de arte o disciplina de conquistar sin que descubran tus sentimientos reales; nunca debes mostrarlos para que no crean que eres una persona débil. A ver, el amor está para gritarlo y demostrarlo, ¿por qué hacernos los difíciles y fríos personajes?

Las citas de ahora parece que toleran los malos comportamientos como dar por sentado a una persona o el hecho de encadenar emocionalmente a alguien. Es como si fuera normal esa especie de amor enfermizo. Las personas se entretienen en esos dramas tóxicos y no les importa seguir esos juegos. Es como si fuera una total debilidad el hecho de amar genuinamente, de abrir el corazón y mostrarse vulnerable, es como si los sentimientos reales fueran motivo de vergüenza.

Lo cierto es que seguramente tú no quieres ser parte de ese mundo y yo estoy de acuerdo contigo. Me niego a poner el amor en una posición tan ridícula, como si no fuera algo real y hermoso y estuviera lleno de valores retorcidos. No quiero ahogarme en ese mundo, yo voto por las relaciones basadas en la honestidad, las sonrisas genuinas, las palabras románticas, las mejillas sonrojadas y las miradas de amor.

Hoy en día habitamos un mundo en el que las personas temen a ser honestas y profundas o tienen terror a demostrar sus sentimientos. ¿Qué sentido tiene la vida si vamos tácitos en cada camino? Las emociones son las que nos hacen humanos, debemos experimentarlas, llevarlas al máximo y ser feliz o sufrir demasiado, pero experimentarlo todo. En vez de poner atención a esas personas especiales, las personas prefieren conocerse a través de sus muros de Facebook o por las selfies en Instagram.

Es deplorable esa forma de ver las relaciones, en vez de invertir el tiempo y las energías en acciones agradables para hacer de las personas que amamos felices, lo que hacemos es enfocarnos en cosas triviales y sin valor. Ya basta de eso, ya basta de ser indiferentes y darle más importancia a lo que se dice de cada uno en las redes sociales.

Hay que vivir la vida de verdad, en el mundo real, rodeados de afecto, respeto y amor. Ya basta de las conversaciones vacías, es hora de volver abrazar el amor.


Share This Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ir a la barra de herramientas