Ciencia

Quedarse en casa con los niños es más estresante que ir al trabajo. Estudio lo confirma

Hay que aceptarlo, por más que los adoremos, los niños tienden a ser estresantes. Si le preguntas a cualquier padre sobre sus hijos, su respuesta inmediata será que son sus más grandes bendiciones y el motivo de sus vidas. Y es cierto, lo son. Te brindan una alegría infinita, mucho amor y una gran calidez a tu alma. Los niños son fuentes de amor y afecto y son como un pegamento muy fuerte que une a las familias incluso cuando no desees que sea así. Ahora bien, tampoco es un secreto que los hijos traen consigo responsabilidades para ti como adulto. Y muchas veces lidiar con esas obligaciones resultan en tareas extenuantes y altamente estresantes. Seguro conoces a algún padre que siempre termina enloquecido por sus propios hijos. Pon este escenario en tu mente: tienes que trabajar duro para ...

Ir a la barra de herramientas