Mes: agosto 2020

Nunca seré tu plato de segunda mesa, de eso olvídate.

Estás muy equivocado si piensas que me quedaré esperándote, la vida continua y no estoy dispuesta a perder mi tiempo con alguien que no me valora. Si decides marcharte, vete; pero bien lejos, que yo seguiré mi vida. Es verdad que te quiero y que siento algo especial por ti, pero es más grande lo que siento por mí. Y yo no merezco ser plato de segunda mesa por nada del mundo. Tengo miles de defectos, ¿pero sabes que? también tengo algo que se llama dignidad y no la voy a perder por alguien como tú. Sé que de ahora en adelante vendrán días duros y muchos recuerdos, pero me encargaré de eliminarlos por completo, hasta no recordarte jamás. La vida es maravillosa y lastimosamente también es muy corta, así que fuera de mi vista; si no soy lo suficientemente importante para ti, no me molestes más...

Ir a la barra de herramientas